Portada » BLOG » Cirugía genital masculina

Cirugía ítima masculina Corporal Core

Cirugía genital masculina

Las cirugía y tratamiento de los genitales masculinos tienen tanta o más importancia que otras operaciones estéticas. La autoestima es esencial a la hora de que un hombre desarrolle una vida sexual plena y sana. Según la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), el número de tratamientos íntimos masculinos se ha duplicado en los últimos 5 años, y con un alto grado de satisfacción por parte de los pacientes.

Antes de la intervención es imprescindible que el cirujano esté al tanto de la medicación que está tomando, para que no surjan complicaciones con la anestesia. También es conveniente dejar de fumar y someterse a un riguroso chequeo médico. Poco tiempo después de la cirugía, el paciente puede reincorporarse a su vida habitual con molestias mínimas. Una de las medidas más importantes en esta fase es respetar la abstinencia en las relaciones sexuales al menos durante 15 o 30 días y realizar una correcta higiene de la zona.

Cirugía ítima masculina Corporal Core

Las operaciones más frecuentes son:

1. Faloplastia de elongación. Consiste en alargar el pene en flacidez al seccionar los ligamentos que lo sujetan al pubis. Tras este procedimiento, el pene gana hasta 2 ó 3 cm de longitud. La cicatriz, que suele ser de unos 4 cm, queda oculta tras el vello púbico. En pacientes con exceso de tejido graso en el pubis se puede realizar una liposucción de la zona para aumentar ópticamente el tamaño del pene.

2. Faloplastia de engrosamiento. Indicada para aumentar el grosor del pene, se realizar inyectando grasa propia del paciente o ácido hialurónico. La grasa se extrae generalmente de las nalgas, muslos o abdomen, mediante unas cánulas de liposucción. La grasa se reabsorbe hasta en un 30% en los primeros meses postoperatorios por lo que se necesita repetir el proceso hasta alcanzar el diámetro deseado.

3. Corrección curvatura congénita del pene. La curvatura excesiva del pene aparece en 1 de cada 300 nacimientos varones. Durante la erección, el miembro viril masculino de desvía hacia cualquiera de sus lados. Se puede enderezar el pene mediante distintas técnicas, aplicando suturas en el lado convexo o reconstruyendo los cuerpos cavernosos de la parte encorvada.

4. Tratamiento enfermedad de La Peyronie. Es una patología que suelen sufrir pacientes entre los 40 y 60 años de edad, y promueven la formación de una placa que deriva en una erección curvada y acortamiento de pene. La intervención consiste en eliminar la placa y rellenar los defectos con injertos dérmicos.

intima masculina 3

5. Prepucioplastia para corregir la fimosis y Frenuloplastia para alargar de frenillo del prepucio. Un cirujano realiza dos pequeñas incisiones en el anillo fimótico y las pega de nuevo para que sea más grande que antes. En el caso del frenillo corto, se hacen una o dos incisiones y se juntan haciendo el espacio mayor. Se puede hacer una prepucioplastia y frenuloplastia al mismo tiempo.

6. Rejuvenecimiento escrotal. Se realiza un lifting escrotal en aquellos casos en los que se observa una caída pronunciada de los testículos. Se remodela la piel de la región escrotal cuando existe un exceso que provoca malestar en las relaciones sexuales.

7. Cirugía para reemplazar la ausencia testicular congénita, o adquirida por su pérdida posterior. Se soluciona mediante el implante de una prótesis de silicona o de suero salino.

8. Readaptación de genitales ambiguos. Remodelación de los genitales en pacientes intersexuales, cuyos genitales externos son insuficientemente adecuados a su orientación sexual.