¿En qué casos no se recomienda?

La técnica de la presoterapia es fácil de aplicar, no produce dolor y no es invasiva, por lo que no tiene contraindicaciones. Sin embargo, existen algunos casos específicos en los que no se recomienda utilizar:

Cuando los pacientes sufren de algunas afecciones o problemas en su salud, como Trombosis Venosa Profunda o TVP, si hay infección o una herida que debe tratarse, si hay dolor en el cuerpo o entumecimiento, así como en las patologías cardíacas graves, incluso si las personas tienen un marcapasos.

De igual manera, no se debe utilizar en las mujeres embarazadas y en los pacientes oncológicos.

Ideal para después de una liposucción

Después de realizar una liposucción, es normal que en el cuerpo aparezca fibrosis en las zonas tratadas con esta intervención.

La mejor manera de tratar este problema es con el drenaje linfático, sea manual o mecánico, ya que ayuda a mejorar el estado de las zonas tratadas, evitando incluso la aparición de fibrosis, siempre y cuando se realice en un período corto después de la cirugía de liposucción.

Gracias a que la presoterapia es perfecta para realizar drenajes linfáticos de manera mecánica, las personas pueden tener una óptima circulación sanguínea y linfática, esto mejorará la retención de líquidos.

Por medio de la liposucción se elimina la grasa, las toxinas y los líquidos, sin embargo, estos deben ser drenados después de la intervención, por lo que se recomienda el uso de la presoterapia para conseguir drenar todos estos elementos y sacarlos del cuerpo.

La presoterapia es una técnica de compresión cómoda y natural que ha ganado seguidores por su sencillez, eficacia y coste. La presoterapia ofrece resultados inmediatos, sensación de alivio y descanso.

¿Qué es la presoterapia y cuáles son sus beneficios?

La presoterapia es un sistema de compresión controlada, que funciona con bombas de inflar. La compresión controlada se realiza introduciendo las extremidades cubriendo las piernas y glúteos en una especie de botas o cobertores, en las que con un compresor se insufla aire a presión de forma dosificada.

Esta presión es positiva y de forma ascendente, de esta forma estimula el sistema circulatorio generando un drenaje linfático y contribuyendo así con la eliminación de líquidos, grasas y toxinas que generan la celulitis, edemas, linfoedemas y trastornos venosos como las várices. La presoterapia puede ser complementada con algas marinas para desintoxicar, reafirmar, tonificar, mejorar la circulación y aumentar el drenaje linfático.

La presoterapia afecta de igual forma a hombres y mujeres, los equipos que se utilizan incorporan diferentes programas que dan la posibilidad de personalizar los programas según la necesidad basados en la presión ejercida con la intención de poder atender un mayor número de demanda posible.

La duración de las sesiones puede estar entre los 30 a 45 minutos, y la cantidad de sesiones que se necesiten dependerá de los problemas médicos de los pacientes, así como de los objetivos que desea alcanzar con este tratamiento.

Gracias a que las máquinas de presoterapia cuentan con programas personalizados, estos se pueden adaptar a las necesidades y morfologías de los pacientes, consiguiendo que el tratamiento sea más efectivo y generando mejores resultados en menos tiempo.

La mejor manera de saber cuántos tratamientos se necesitan es consultando con el médico, quien indicará la opción más recomendada, ya que considerará las condiciones físicas de cada paciente, así como su salud, para aplicar el tratamiento con una mayor eficiencia.

Siempre es recomendable hacerse el tratamiento en una clínica profesional, tanto porque cuenta con un profesional que guiará todo el proceso, como por disponer de equipos modernos y avanzados con los cuales la presoterapia ofrecerá mejores resultados en las personas que deseen aprovechar sus beneficios.